lunes, 1 de junio de 2015

Dance like a monkey

C'mon pretty baby, won't you take a chance?
Be my natural selection, dance, dance, dance
Exercise your demons with that monkey grin
'Cause we're gonna inherit the wind
-New York Dolls


Debo recordar no usar botas todo el día si pretendo correr por la tarde. Yo no sé que pasa, que todos los achaques derrotistas me han de dar en los minutos previos. Una vez iniciando ya le voy agarrando gusto, después de los primeros diez minutos me motivo a hacer los siguientes diez y el resto es ganancia. Una vez que hice una colección todavía pequeña de canciones que me gustan para cuando se me están agotando las fuerzas, me abandono a mi suerte, dentro de cierto margen, y que el reproductor elija la canción para el arrancón de la tarde. Estaba ya entusiasmada de estar llegando a los 30 minutos a trote amistoso, y por error en el cadencioso ritmo de mis brazos he jalado el cordón de seguridad, parando de repente la caminadora. ¡Se siente horrible!, no solo te cortan la inspiración sino que uno no está preparado para frenar.
Con todo, me puse a bailar como chango y he tomado impulso no solo para dar otro jaloneo, sino que ahora intenté correr más aprisa durante unos segundos más. No es mucho, pero es mejor que ese inicio de hace dos semanas, bufando.



1 comentario:

El hombre del traje gris dijo...

Pensé que corrías en exteriores :o a mi no me gusta la banda, siento que voy a darle en la torre a la máquina, jajaja

Siempre los primeros minutos se siente uno pesado, sin energía... después el cuerpo entra bien en calor y empiezas a sentirte como reloj!

Sobre los tacones... ahí si no sé... ni quiero averiguar!! no dejes nunca de hacer estiramientos y movimientos articulares, sobretodo los de los tobillos!

Es buen vicio este de la corredera :D

Otros chismes de este mismo blog

Blog Widget by LinkWithin